Máxima transparencia

Aspectos ecológicos con el ejemplo de black dot

Entre los aspectos más importantes de la sostenibilidad de los productos industriales se cuentan, además de su finalidad, la calidad del diseño y los materiales: si el usuario disfruta durante tiempo del producto (porque posee una validez estética duradera y no sufre un gran desgaste) se ha recorrido un gran trecho. Teniendo en cuenta los factores ecológicos más importantes, como la elección de los materiales y los procesos de elaboración y suministro, tendrá un efecto positivo en el balance de CO2, lo que se reflejará en la huella del carbono. Lo mismo vale para su recliclabilidad y eliminación. Analizamos a fondo la silla giratoria black dot.

 

 

Características ecológicas

• Las fundas no están pegadas
• TOXPROOF a prueba de tóxicos; utilización de materiales no tóxicos y con bajas emisiones
• GREENGUARD Certificado de calidad del aire en interiores
• Espumas sin CFC
• Norma Oeko-Tex Standard 100; cumple los requisitos
• Producción conforme al sistema de gestión medioambiental EMAS III y «Made in Germany»
• Producción conforme a la norma DIN ISO 14001

Servicios

• Embalaje retornable biodegradable
• Larga vida útil
• Servicio de calidad mediante un sencillo intercambio de piezas
• Desmontaje fácil
• Servicio en todo el mundo
• Repuestos durante 10 años
• Garantía de 5 años y de 30 años para la mecánica «Sedo-Lift»

El balance de CO2 mide el conjunto íntegro de emisiones de dióxido de carbono generadas y liberadas a la atmósfera como consecuencia de la actividad o el estilo de vida de una persona, una organización o un país, o a través de la fabricación de un producto. Además de otros gases de efecto invernadero liberados a la atmósfera, las emisiones de CO2 se consideran las principales causantes del calentamiento global. La única posibilidad de combatir este fenómeno es renunciar por completo a los procesos y productos dañinos para el medio ambiente, su minimización o la implantación de medidas de compensación. Estas últimas incluyen, por ejemplo, proyectos de protección medioambiental como la reforestación de bosques o la explotación de fuentes energéticas alternativas, en la medida en que su instalación tenga sentido desde un punto de vista de la sostenibilidad. Aunque el tratamiento de las emisiones se encuentra en pleno esplendor, pese a que el camino hacia la bioenergía esté lleno de obstáculos y genere una gran controversia, el hecho cierto es que estos intentos al menos muestran un camino alternativo y la disposición a recorrerlos.

 

 

Los productos se desgastan con el tiempo, adquieren una cierta pátina, lo que genera una experiencia a la que no suelen poner reparos los clientes. Siempre y cuando este desgaste de las superficies y de los materiales aparezca pasado un tiempo razonable.
Michael Kläsener (Diseñador de la «black dot»)

La renuncia completa al consumo, de ser posible, es la actitud más consecuente con el mejor resultado, seguida de un consumo e inversión concienciados. Es decir, comprar inteligentemente debe convertirse en el lema a seguir y el objetivo será prolongar la vida útil de los productos; es decir, lo contrario de la mentalidad de usar y tirar. Un comportamiento concienciado abarca obviamente múltiples facetas de la vida, desde la elección del medio de transporte, la organización de las vacaciones o el modo de vivir, hasta el comportamiento en nuestra propia casa y en la oficina. Sedus, empresa pionera en la filosofía corporativa ecológica, tiene en su punto de mira desde hace tiempo el equilibrio ecológico de sus productos. Con el ejemplo de la black dot se demuestran hechos ecológicos concretos: su diseño intemporal, un concepto de uso intuitivo y la gran calidad y durabilidad de los materiales utilizados garantizan una larga vida útil y capacidad de uso durante muchos años. La silla se fabrica en Alemania, en la sede de Sedus en Dogern. Se ofrece un servicio de reparaciones o de recogida de productos desgastados. Esto incluye el desmontaje, la clasificación y el reciclaje. Para garantizar que los componentes de este producto se puedan eliminar y reciclar adecuadamente, los materiales vienen perfectamente identificados y son fácilmente desmontables. Sus extraordinarias características ecológicas hacen que black dot presente un resultado positivo en el sistema de puntuación del certificado LEED.

El diseño de un producto no suele tenerse en cuenta en la valoración ecológica. No obstante, en las primeras fases del proceso de desarrollo se producen ya acontecimientos que influyen tanto en el aspecto exterior del producto como en su rendimiento y coste. Por otro lado, un diseño que apueste por su validez a largo plazo conduce a una aceptación duradera del producto. Esto va de la mano de la duración de la calidad tecnica. Una larga vida útil lleva aparejada tanto la posibilidad de cambiar piezas como de cambiar el tapizado con el paso del tiempo. Los productos se desgastan, adquieren una cierta patina, lo que genera una experiencia a la que no suelen poner reparos los clientes. Siempre y cuando este desgaste de las superficies y de los materiales aparezca pasado un tiempo razonable. Solo entonces se deja a los productos «encanecer» con dignidad.