¿Quiénes lo inventaron? ¡Los de Sedus...!

Hace 90 años, Sedus, la empresa alemana pionera en el ámbito de la ergonomía, desarrolló con el modelo «Federdreh», antepasado directo de la silla de oficina moderna, una tecnología que patentaría a nivel mundial. 45 años después abrían una nueva era en el sector, con el asiento dinámico equipado con mecánica «Similar».

Cuando compramos un coche esperamos adquirir junto con él, evidentemente, la tecnología más moderna. ABS, ESP, airbag, navegador son términos ya conocidos de dispositivos de seguridad que nos permiten llegar sanos y salvos a la oficina por la mañana y de vuelta a casa por la noche. Entre medias, la silla de oficina nos «mueve» durante las ocho horas de la jornada laboral, sin que seamos conscientes de que este «compañero fiel» esconde también un amplia variedad de tecnologías innovadoras.

Echemos un vistazo atrás al año 1871:

el joven empresario Albert Stoll se muda de Bad Cannstatt a Waldshut sin saber que, al igual que su hijo y su nieto años después, habría de hacer historia. Su idea inicial en la nueva sede de Waldshut es fabricar sillas de cafetería y mecedoras de madera curvada mediante vapor de agua. Un año después se inaugura una segunda fábrica en Klingnau (Suiza). En los años 90 de dicho siglo, Albert Stoll se concentra en el desarrollo de sillas de oficina y diseña una silla de madera curvada de cuatro patas, con posibilidad de ajuste de altura y giro por medio de una columna torneada con reborde roscado.

Su hijo Albert Stoll II hereda este espíritu inventor: convencido de que «…la silla irá ganando importancia como instrumento de trabajo», trabaja de forma intuitiva con conceptos ergonómicos, un término que por entonces aún no había sido inventado. En la Feria de Leipzig de 1926 presenta ante el público su última novedad, la silla «Federdreh» patentada, la primera silla de oficina con columna amortiguadora giratoria y respaldo móvil, considerada en la actualidad el antepasado directo de la silla de oficina de moderna.

No obstante, la historia no termina ahí. De sus cuatro hijos, tres trabajan en la empresa familiar. Albert Stoll III asume la dirección de la fábrica suiza (en la actualidad, Giroflex, en Coblenza), Christof y Martin Stoll dirigen juntos la fábrica de Waldshut, hasta que en el año 1958 dividen el negocio. Christof continuará dirigiendo la fábrica original de Waldshut bajo la recién creada marca de Sedus. Christof Stoll, un empresario visionario, cultiva el espíritu inventor de la familia y crea en 1970 el departamento de investigación y desarrollo más grande y moderno del sector, dando un enorme impulso económico a la empresa.

Los frutos de estas iniciativas no tardaron en verse. En 1973, Sedus desarrolla las técnicas y mecánicas más avanzadas en el ámbito de la sillería de oficina, unos estándares que siguen hoy predominando en todo el mundo. La mecánica «Similar» (también llamada mecánica sincrónica) controla que asiento y respaldo se desplacen en completa sincronización con el cuerpo. Con el respaldo «permanent contact», la espalda encuentra apoyo en cualquier posición, lo que evita una sobrecarga de la columna vertebral.

No obstante, Christof Stoll fue también un visionario por otros motivos: ya en los años 50 instituyó un sistema de participación en los beneficios para los trabajadores de la empresa y se implicó proactivamente en la protección del medio ambiente. Su mujer Emma establece un servicio de comida sana y natural en el comedor del personal. En 1985 ambos cedieron su patrimonio, que incluía la participación mayoritaria en la empresa familiar (que en 1995 se transformaría en Sedus Stoll AG), a la Fundación Stoll VITA la cual, entre otras cosas, trabaja por el fomento de la alimentación sana. La fundación tiene su sede en los edificios de la fábrica original, al igual que el «Museo Stoll de la Silla», en el que se exponen los modelos más importantes de los más de 145 años de historia de la empresa.

Un vistazo al mundo actual de la oficina:

en el año 2000, Sedus presenta como novedad mundial el modelo «open up», la primera silla giratoria con un ángulo de apertura de más de 40 grados, lo que permite trabajar dinámicamente en la oficina en una postura casi tumbada. En 2012, Sedus desarrolla un nuevo concepto cinemático de asiento con la mecánica «Similar Swing», que incluye seis patentes registradas. El espíritu innovador no entiende de límites.

En la Feria Orgatec de otoño de 2016, Sedus demuestra de forma espectacular qué aspecto pueden tener los diseños y planificaciones más modernos y acordes a las necesidades de los usuarios. La clave son, por un lado, puestos de trabajo ergonómicos y saludables que posibiliten los cambios de postura y, por el otro, un diseño inteligente del espacio que fomente el movimiento y la comunicación.

Sedus aprovecha la ocasión para presentar una novedad mundial: con su nueva app, los trabajadores pueden localizar rápidamente con su Smartphone el puesto de trabajo libre más cercano o encontrar a un compañero en el edificio. Esta especie de navegador proporcionará datos muy valiosos para los facility managers, quienes podrán saber qué uso se hace de los diferentes espacios de la oficina y qué configuraciones resultan más eficientes.

Un vistazo al futuro:

el mobiliario de oficina se irá convirtiendo cada vez más en un «acompañante inteligente», en lugar de solo un utensilio. Ya hoy, por ejemplo, las mesas pueden ajustarse a la altura deseada con solo pulsar un botón y las sillas ajustan automáticamente la fuerza del respaldo en función del peso y tamaño del usuario. Existen sensores que registran el tiempo que pasamos sentados y que permiten optimizar nuestra postura y costumbres; otros regulan automáticamente la luz y el ambiente de la sala.

Nadie sabe qué nos deparará el futuro, pero sí podemos estar seguros de que las innovaciones de Sedus estarán a la altura de los tiempos y representarán una inversión segura para sus usuarios. Y puede incluso que los muebles hablen con nosotros, como lo hace ya la acompañante que nos guía a nuestro destino cada día en el coche.