Un oasis para trabajadores y visitantes

La tradición de la alimentación integral en Sedus

En Sedus ofrecemos tradicionalmente una alimentación sana a nuestros trabajadores e invitados. La nutrición integral es, desde hace décadas, una de las filosofías de Sedus Stoll AG. Ya en el año 1966, Christof y Emma Stoll crearon un comedor de empresa antroposófico, donde se tomaban en consideración los conocimientos de la dietética moderna. Esta tradición continúa hoy con el restaurante de empresa «Oase», ya que además de cumplir con los objetivos económicos empresariales, su objetivo sigue siendo mejorar la calidad de vida de los trabajadores, concienciarles sobre su salud y el medio ambiente, fomentar cambios en sus costumbres nutricionales y de vida y, de este modo, poder contar con unos trabajadores sanos, eficientes y motivados.

¡Somos lo que comemos!

La elección de los alimentos repercute directamente en la composición y el mantenimiento del organismo. No en vano, como ya decía el filósofo Ludwig Feuerbach (1804-1872), «¡Somos lo que comemos!». No le faltaba razón, ya que la vida es un proceso que, en el fondo, nunca se „cierra”. Los sistemas vivos son sistemas abiertos que necesitan tomar sustancias y energía del exterior para poder vivir. Al mismo tiempo, estos sistemas devuelven al medio ambiente otras sustancias y energía. Los órganos tampoco trabajan por separado, sino que dependen los unos de los otros para sus procesos metabólicos y se influyen mutuamente. Algunos trastornos de la salud relacionados con la nutrición son caries, sobrepeso, niveles elevados de grasa en sangre, hipertensión arterial, indigestión, cálculos biliares, exceso de ácido úrico, diabetes, bocio y problemas circulatorios.

Una nutrición integral consiste en lo siguiente:

• Consumir abundantes frutas y verduras, gran parte de ellas en crudo y sin calentar
• Consumir preferentemente cereales y productos derivados integrales
• Incluir patatas y legumbres en la dieta
• Reducir la ingesta global de grasas y utilizar grasas y aceites de alta calidad: aceites de presión en frío, aceites alimentarios, mantequilla o margarina vegetal no hidrogenada, dando siempre preferencia al aceite de presión en frío
• Consumir preferentemente leche fresca de primera calidad, leche entera pasteurizada o productos lácteos sin aditivos, como el yogur natural
• Consumir carnes, pescados y huevos de forma ocasional
• Saciar la sed con agua corriente, agua mineral natural o infusiones de hierbas y frutas no endulzadas
• Utilizar generosamente especias y hierbas aromáticas para realzar el sabor de los alimentos; tomar sal yodada con moderación
• En cuanto a los dulces, elegir como primera opción fruta madura, miel no tratada térmicamente, frutas secas en conserva, o productos similares
• En la medida de lo posible, tomar exclusivamente productos de cultivo ecológico, alimentos de producción regional y productos de temporada
• Las bebidas alcohólicas solo deben consumirse en cantidades pequeñas y como capricho

Vídeo: Jardín y cocina (en inglés)

La oferta del bufet

En el descanso para desayunar se ofrecen panecillos integrales recién horneados. Para beber se puede elegir todos los días entre infusiones de hierbas y frutas, zumos naturales de frutas de temporada y agua. Por la mañana, un caldo natural de verduras aporta energía alcalinizante. A mediodía hay un generoso bufet de ensaladas con distintas lechugas, productos crudos y ensaladas mixtas de temporada, así como un plato vegetariano completo o un plato principal con carne o pescado. De postre se puede elegir entre fruta fresca de temporada o dulces caseros.

De la huerta...

Solo transcurren unas horas desde que se cosechan las verduras y hortalizas frescas por la mañana en el huerto ecológico hasta que se preparan a mediodía y se sirven en el bufet, por lo que conservan al máximo su calidad.
El equipo «Eulenhof» cultiva el huerto y el terreno particular de la empresa (de seis hectáreas) siguiendo los métodos de la asociación «Bioland», que descarta el uso de fertilizantes químicos y pesticidas. Unas 200 gallinas ponen los huevos necesarios y, de tanto en cuando, a fin de gestionar los residuos de forma sostenible, con los restos de verduras se elabora una guarnición para la sopa o se da de comer a los cerdos.

... a la cocina

El chef Ulrich Rotzinger y su equipo elaboran unas 200 comidas al día en la moderna cocina de la empresa y al hacer la compra prestan muchísima atención a la calidad. Además de los productos de «Eulenhof», se compra carne de buey, ternera, cordero y ave preferiblemente a empresas regionales de cultivo ecológico y con políticas de respeto a los animales. Sin embargo, la carne y el pescado se utilizan como complemento. Los alimentos se procesan lo mínimo y los métodos de aderezo y cocción son también muy prudentes con el fin de conservar la mayor parte de los nutrientes. Aproximadamente un 50 por ciento de los comensales opta en la actualidad por las variantes vegetarianas u ovolactovegetarianas (comidas sin carne que contienen productos lácteos y huevos).

Consumo anual

Información, cursos de cocina y otros servicios

El equipo de cocina publica regularmente en la revista interna de los trabajadores de Sedus interesantes recetas de temporada, aunque previamente han venido impartiendo cursos de cocina que han gozado de un grandísimo interés. Los huéspedes y clientes internacionales también vivieron momentos muy animados e integradores durante los eventos de cocina celebrados, que todos guardarán en la memoria. No se deben olvidar tampoco las comidas que se organizan cada día con los huéspedes en el restaurante de la empresa, las recepciones por aniversarios, las visitas de clientes y seminarios o los eventos organizados con motivo de la feria más importante del sector, Orgatec. El equipo de cocina de Sedus también da de comer al personal y a los clientes presentes en este evento bianual, de modo que nadie eche en falta nada durante estas largas jornadas de duro trabajo.