Sabemos lo que hacemos

Podríamos nombrar un sinfín de razones que expliquen por qué somos tan buenos en lo nuestro. Por citar una: en los más de 140 años de historia de la empresa hemos visto tantas cosas, que nos aferramos a las que nos entusiasman. Es por esto que siempre hemos trabajado en pos de aunar ergonomía, procesos de producción innovadores y ecología.

Además, aunque no nos interesan las tendencias, lo cierto es que hemos sido los primeros en muchos aspectos... solo porque creíamos en ello. Así, en 1925 presentamos la primera silla giratoria con suspensión de Europa, algo que supuso un hito para nosotros y para la industria en general, puesto que los empleados ya no trabajaban solo en la producción, sino que también pasaban muchas horas en la oficina. En 1971 creamos nuestro propio departamento de investigación y desarrollo, con el laboratorio de pruebas más grande y moderno del sector. Y en 1985 el matrimonio Stoll constituyó la Fundación Stoll VITA para garantizar la existencia de la empresa durante muchos años más.

Asimismo, hay varias cosas que nos han caracterizado desde siempre: desde que en 1871 Albert Stoll fundó la compañía, nuestros productos son «Made in Germany». A fin de cuentas, nunca hemos visto motivo para trasladar nuestra producción a otro país con la intención de ahorrar algo de dinero. Además, la sostenibilidad no es algo que hayamos descubierto en los últimos años como estrategia de marketing para vender nuestros productos: ya en los años 50 comenzamos a hacer un uso responsable de los recursos y en 1995 fuimos la primera empresa de Europa en nuestro sector que implantó un sistema de gestión y auditoría medioambiental.

Hemos recibido muchos premios por todo ello (y, naturalmente, también por nuestros productos). Además del Premio Medioambiental para Empresas de Baden-Wurtemberg, que obtuvimos en 2012, solo en los últimos diez años hemos recibido más de 30 galardones.

Las cosas que nos hacen diferentes

Admitámoslo: una silla de oficina no dice mucho sobre el posicionamiento de su fabricante. El que se sienta sobre ella posiblemente sentirá que es más cómoda o, quizás, de primeras la notará inusual. Puede ser que uno tarde algo más en darse cuenta de que se cansa menos, se siente mejor y trabaja más eficientemente. Y con todo, ni siquiera entonces sentirá uno la necesidad de investigar qué es lo que hace diferente a esta silla en cuestión. Sin embargo, para nosotros es importante. No en vano, la mejora postural de nuestros clientes es el resultado de nuestro posicionamiento como empresa, expresado a través de la silla. Nos tomamos muy en serio los detalles más nimios para que el conjunto global sea el correcto, con el propósito de que nuestros clientes y empleados estén satisfechos y mejoremos nuestro entorno. Detrás de este enfoque se esconde la idea de que los productos de una empresa deben contribuir a una vida mejor.

El punto de partida de todo esto son la historia y los accionistas de Sedus Stoll AG, cuyos principales partícipes son la Fundación Stoll VITA, con un 58,3 por ciento, y la Fundación Karl Bröcker, con un 31,3 por ciento.

Ir a la serie de vídeos „Made in Germany” de Sedus.

Nuestra apuesta firme por la calidad y el amor por el detalle
centran todas nuestras energías.

Vídeo: Trabajo del cuero (en inglés)

Amamos nuestro trabajo
y valoramos el enorme grado de artesanía que incluyen nuestros productos.

Vídeo: Elaboración del chapado (en inglés)